sábado, 5 de enero de 2013

Discurso de Mark Lynas en Conferencia Agrícola de Oxford 2013



Esta es la traducción del discurso de Mark Lynas del tres de enero del 2013, dado en el marco de la Conferencia Agrícola de Oxford.



Quiero empezar con algunas disculpas. Para que conste, aquí y por adelantado, me disculpo por haber pasado varios años destrozando cultivos transgénicos. También lamento que ayudé a comenzar el movimiento antitransgénicos a mediados de los años 1990, y que con ello ayudé a demonizar a una importante opción tecnológica que puede utilizarse en beneficio del medio ambiente.

Como ecologista, y alguien que cree que todos en este mundo tenemos derecho a una alimentación sana y nutritiva de su elección, no podría haber elegido un camino más contraproducente. Ahora me arrepiento totalmente.

Así que supongo se estarán preguntando - ¿qué pasó entre 1995 y ahora que me hizo no sólo cambiar de opinión, sino venir aquí y admitirlo? Bueno, la respuesta es bastante simple: he descubierto la ciencia, y en el proceso, espero, me convertí en un mejor ambientalista.

Cuando escuché por primera vez acerca de la soya transgénica de Monsanto supe exactamente lo que pensaba. Aquí había una gran corporación americana con un historial desagradable, poniendo algo nuevo y experimental en nuestros alimentos sin decirnos. Mezclar genes entre especies parecía ser tan antinatural como ustedes se puedan imaginar - aquí estaba la humanidad adquiriendo demasiado poder tecnológico; algo estaba destinado a ir muy mal. Estos genes se extenderían como una especie de contaminación viva. Era material de pesadillas.

Estos temores se extendieron como reguero de pólvora, y en pocos años se prohibieron los transgénicos esencialmente en Europa, y nuestras preocupaciones fueron exportadas por ONGs como Greenpeace y Amigos de la Tierra a África, India y el resto de Asia, donde los transgénicos todavía están prohibidos en la actualidad. Esta fue la campaña más exitosa en la que jamás he estado involucrado.

Este fue también un movimiento explícitamente anticiencia. Empleamos una gran cantidad de imágenes de científicos en sus laboratorios cacareando demoníacamente mientras jugaban con los ladrillos de la vida. De ahí la etiqueta de alimentos Frankenstein - esto fue absolutamente acerca de los profundos temores de que los poderes científicos fueran usados en secreto para fines antinaturales. De lo que no me di cuenta en ese momento era que el verdadero monstruo de Frankenstein no era la tecnología transgénica, sino nuestra reacción contra ella.

Para mí, este ambientalismo anticiencia se hizo cada vez más incompatible con mi ambientalismo prociencia con respecto al cambio climático. Publiqué mi primer libro sobre el calentamiento global en el 2004, y estaba decidido a hacerlo científicamente creíble y no sólo una colección de anécdotas.

Así que tuve que respaldar la historia de mi viaje a Alaska con datos de satélite sobre el hielo marino, y tuve que justificar mis fotos de glaciares desapareciendo en los Andes con registros a largo plazo del balance de masa de los glaciares de montaña. Eso significaba que tenía que aprender a leer artículos científicos, comprender las estadísticas básicas y alfabetizarme en campos muy diferentes desde la oceanografía al paleoclima, y para ninguno de los cuales me ayudaron mucho mi grado en política e historia moderna.

Me encontré discutiendo constantemente con gente que yo consideraba incorregiblemente anticientífica, porque no querían escuchar a los climatólogos y negaban la realidad científica del cambio climático. Así que les daba lecciones sobre el valor de la revisión por pares, sobre la importancia del consenso científico y cómo los únicos hechos que importaban eran los publicados en las revistas científicas más destacadas.

Mi segundo libro sobre el clima, Six Degrees, era tan científico que incluso ganó el premio a libros de la Real Sociedad de Ciencias, y los científicos del clima con los que había hecho amistad bromeaban con que yo sabía más sobre el tema que ellos. Y, sin embargo, increíblemente, en este momento en el año 2008 todavía estaba escribiendo diatribas políticas en The Guardian atacando la ciencia de los transgénicos - a pesar de que yo no había hecho ninguna investigación académica sobre el tema, y tenía un conocimiento personal bastante limitado. No creo que hubiera leído un artículo revisado por pares sobre la biotecnología o ciencia de las plantas nunca, incluso en esta etapa tardía.

Obviamente esta contradicción era insostenible. Lo que realmente me tumbó fueron algunos de los comentarios tras mi último artículo antitransgénicos de The Guardian. En particular, un crítico me dijo: así que estás contra los transgénicos sobre la base de que son comercializados por las grandes corporaciones. ¿También te opones a la rueda porque es comercializada por las grandes compañías automotrices?

Así que hice algunas lecturas. Y descubrí que una por una mis queridas creencias sobre los transgénicos resultaron ser poco más que leyendas urbanas verdes.

Yo había supuesto que aumentaría el uso de productos químicos. Resultó que el algodón y el maíz resistentes a las plagas necesitan menos insecticida.

Yo había asumido que los transgénicos sólo beneficiaban a las grandes empresas. Resultó que miles de millones de dólares de beneficios fueron obtenidos por los agricultores que necesitan menos insumos.

Yo había supuesto que la tecnología Terminator estaba robando a los agricultores el derecho a guardar semillas. Resultó que los híbridos hicieron eso hace mucho tiempo, y  las Terminator nunca sucedieron.

Yo había supuesto que nadie quería transgénicos. En realidad lo que ocurrió fue que el algodón Bt fue pirateado en la India y la soya Roundup Ready en Brasil porque los agricultores estaban muy ansiosos por usarlos.

Yo había asumido que los transgénicos eran peligrosos. Resultó que eran más seguros y más precisos que el mejoramiento convencional mediante mutagénesis por ejemplo; la ingeniería genética sólo mueve un par de genes, mientras que la cría convencional se mete con todo el genoma en un modo de juicio y error.

Pero, ¿y mezclar genes entre especies no relacionadas? ¿El pescado y el tomate? Resulta que los virus hacen eso todo el tiempo, al igual que las plantas y los insectos e incluso nosotros - se llama flujo genético.

Pero esto no era más que el principio. Así que en mi tercer libro, The God Species, eché a la basura toda la ortodoxia ambientalista desde el principio y traté de mirar el cuadro más grande a escala planetaria.

Y este es el reto al que nos enfrentamos hoy en día: vamos a tener que alimentar a 9.500 millones de esperemos que personas mucho menos pobres para el año 2050 en aproximadamente la misma superficie que usamos hoy en día, usando fertilizantes, agua y pesticidas limitados y en el contexto de un rápido cambio climático.

Desempaquetemos esto un poco. Sé que en un discurso del año anterior en esta conferencia estuvo el tema del crecimiento demográfico. Esta zona también se ve acosada por los mitos. La gente cree que las altas tasas de fecundidad del mundo en desarrollo son el gran problema - en otras palabras, las personas pobres tienen demasiados hijos, y por lo tanto necesitan ya sea de planificación familiar o incluso algo drástico como políticas masivas de un solo hijo.

La realidad es que la fecundidad promedio mundial se ha reducido a alrededor de 2.5 - y si se tiene en cuenta que el reemplazo natural es 2.2, esta cifra no está muy por encima de eso. Entonces, ¿de dónde está viniendo el crecimiento masivo de la población? Viene debido a la disminución de la mortalidad infantil - más jóvenes de hoy están creciendo para tener sus propios hijos en vez de morir de enfermedades prevenibles en la infancia temprana.

La rápida disminución de las tasas de mortalidad infantil es una de las mejores historias noticiosas de nuestra década y el corazón de esta gran historia de éxito es el África subsahariana. No es que haya legiones de más niños naciendo - de hecho, en palabras de Hans Rosling, ya estamos en el "niño pico". Es decir, alrededor de 2 mil millones de niños están vivos hoy en día, y nunca habrá más a causa de la disminución de la fertilidad.

Pero muchos más de estos 2 mil millones de niños sobrevivirán hasta la edad adulta para tener sus propios hijos. Ellos son los padres de los jóvenes adultos de aquí al 2050. Ese es el origen de la proyección poblacional de 9.500 millones para el 2050. Ustedes no tienen que haber perdido a un hijo, Dios no lo quiera, o incluso ser padres, para saber que la disminución de la mortalidad infantil es una buena cosa.

Así que ¿cuánta comida necesita toda esta gente? Según las últimas proyecciones, publicadas el año pasado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, estamos viendo un aumento de la demanda mundial de mucho más del 100% para mediados de siglo. Esto casi en su totalidad baja el crecimiento del PIB, especialmente en los países en desarrollo.

En otras palabras, tenemos que producir más alimentos no sólo para mantenernos al día con la población, sino que la pobreza está siendo gradualmente erradicada, junto con la desnutrición generalizada que todavía hoy significa que cerca de 800 millones de personas se acuestan con hambre cada noche. Y yo desafío a cualquiera en un país rico a que diga que este crecimiento del PIB en los países pobres es una mala cosa.

Pero como resultado de este crecimiento tenemos desafíos ambientales muy graves que resolver. La conversión de tierras es una fuente importante de gases efecto invernadero, y tal vez la mayor fuente de pérdida de la biodiversidad. Esta es otra razón por la que la intensificación es esencial - tenemos que crecer más en una superficie limitada con el fin de salvar las selvas tropicales y los hábitats naturales restantes del arado.

También tenemos que tratar con agua limitada - no sólo se están agotando los acuíferos, sino que también se espera que las sequías golpeen con mayor intensidad en los corazones agrícolas de los continentes gracias al cambio climático. Si tomamos más agua de los ríos, aceleramos la pérdida de biodiversidad en estos frágiles hábitats.

También tenemos que gestionar mejor el uso del nitrógeno: el abono artificial es esencial para alimentar a la humanidad, pero su uso ineficiente significa zonas muertas en el Golfo de México y en muchas zonas costeras de todo el mundo, así como la eutrofización de los ecosistemas de agua dulce.

No basta con sentarse y esperar que la innovación tecnológica resuelva nuestros problemas. Tenemos que ser mucho más activistas y estratégicos que eso. Tenemos que asegurarnos de que la innovación tecnológica se mueva mucho más rápidamente, y en la dirección correcta para aquellos que más lo necesitan.

En cierto sentido, hemos estado aquí antes. Cuando Paul Ehrlich publicó The Population Bomb, en 1968, escribió: "La batalla por alimentar a toda la humanidad ha terminado. En la década de 1970 cientos de millones de personas morirán de hambre a pesar de cualquier programa de choque emprendido ahora". El consejo fue explícito - en países que eran casos perdidos como la India, la gente podría morir de hambre también, más temprano que tarde, y por lo tanto, la ayuda alimentaria para ellos debería ser eliminada para reducir el crecimiento de la población.

No estaba destinado que Ehrlich fuera un error. De hecho, si todo el mundo hubiera hecho caso a sus consejos, cientos de millones de personas podrían haber muerto innecesariamente. Pero en este caso, la desnutrición se redujo drásticamente, y la India se convirtió en autosuficiente en alimentos, gracias a Norman Borlaug y su Revolución Verde.

Es importante recordar que Borlaug estaba igualmente preocupado por el crecimiento demográfico como Ehrlich. Él sólo pensó que valía la pena tratar de hacer algo al respecto. Él era un hombre pragmático, porque creía en hacer lo que era posible, pero también era un idealista, porque creía que la gente en todas partes merece tener lo suficiente para comer.

Entonces, ¿qué hizo Norman Borlaug? Se volvió hacia la ciencia y la tecnología. Los seres humanos somos una especie que toma herramientas - desde la ropa hasta los arados, la tecnología es principalmente lo que nos distingue de otros simios. Y gran parte de este trabajo se centró en el genoma de los principales cultivos domesticados - si era trigo, por ejemplo, podría ser más corto y poner más esfuerzo en hacer la semilla en lugar de los tallos, luego mejoraría el rendimiento y la pérdida de grano gracias a que el volcamiento sería minimizado.

Antes de que Borlaug muriera en el 2009 pasó muchos años haciendo campaña en contra de aquellas personas que por motivos políticos e ideológicos se oponen a la innovación en la agricultura moderna. Para citar: "Si los detractores se las arreglan para detener la biotecnología agrícola, realmente podrían precipitar las hambrunas y la crisis de la biodiversidad mundial que han estado prediciendo desde hace casi 40 años".

Y, gracias a las supuestas campañas medioambientales esparcidas desde los países ricos, ahora estamos peligrosamente cerca de esta posición. La biotecnología no se ha detenido, pero se ha hecho prohibitivamente costosa para todos, menos para las grandes empresas.

Ahora cuesta decenas de millones de dólares conseguir que un cultivo supere los sistemas de regulación en distintos países. De hecho, las últimas cifras que acabo de ver de CropLife sugieren que cuesta $ 139 millones de dólares estadounidenses pasar de descubrir un rasgo nuevo de cultivo a la comercialización completa, por lo que la biotecnología del sector público o de código abierto en realidad no tiene ninguna oportunidad.

Existe una deprimente ironía aquí, que los activistas antibiotecnología se quejan de los cultivos transgénicos que se comercializan sólo por las grandes empresas cuando se trata de una situación por la cual ellos han hecho más que nadie para ayudar a consesguir.

En la UE, el sistema se encuentra en un punto muerto, y muchos de los cultivos transgénicos han estado esperando más de una década para su aprobación, pero son detenidos permanentemente por la retorcida política nacional de lucha contra la biotecnología en países como Francia y Austria. En todo el mundo el retraso regulatorio ha aumentado a más de 5 años y medio ahora, de 3,7 años en el 2002. La carga burocrática está empeorando.

Francia, recordemos, por mucho tiempo se negó a aceptar la papa porque era una importación americana. Como lo expresó un comentarista recientemente, Europa está al borde de convertirse en un museo de alimentos. Nosotros, los consumidores bien alimentados, estamos cegados por la nostalgia romántica por la agricultura tradicional del pasado. Debido a que tenemos suficiente para comer, podemos darnos el lujo de disfrutar de nuestras ilusiones estéticas.

Pero, al mismo tiempo, el crecimiento de los rendimientos a nivel mundial se ha estancado para muchos cultivos alimentarios importantes, como mostró la investigación publicada el mes pasado por Jonathan Foley y otros en la revista Nature Communications. Si no conseguimos poner el aumento del rendimiento de nuevo en marcha realmente vamos a tener problemas para mantener el ritmo de crecimiento de la población y la demanda resultante, y los precios subirán, así como más tierra se converitrá de natural a la agricultura.

Citando a Norman Borlaug otra vez: "Ahora digo que el mundo tiene la tecnología -ya sea que esté disponible o bien avanzada en la fase de investigación- para alimentar de manera sostenible una población de 10 mil millones de personas. La pregunta más pertinente hoy en día es si a los agricultores y ganaderos se les permitirá el uso de esta nueva tecnología. Mientras que las naciones ricas sin duda pueden permitirse adoptar posiciones de riesgo ultra bajo y pagar más por alimentos producidos por los llamados métodos "orgánicos", las naciones de las mil millones de personas que sufren de desnutrición crónica y tienen bajos ingresos y déficit de alimentos no pueden".

Como Borlaug estaba diciendo, tal vez el más pernicioso mito de todos es que la producción orgánica es mejor, ya sea para las personas o el medio ambiente. La idea de que es más saludable ha sido desmentida repetidamente en la literatura científica. También sabemos por muchos estudios que lo orgánico es mucho menos productivo, con rendimientos de hasta un 40-50% inferiores en términos de superficie. La Soil Association hizo todo lo posible en un informe reciente sobre alimentar al mundo con orgánicos sin mencionar esta brecha de productividad.

Tampoco se menciona que, en general, si se tiene en cuenta los efectos de desplazamiento de la tierra, lo orgánico también es probablemente peor para la biodiversidad. En cambio, hablan de un mundo ideal donde la gente en Occidente coma menos carne y menos calorías en general para que las personas en los países en desarrollo puedan tener más. Esto es un disparate simplista.

Si lo piensan bien, el movimiento orgánico es en su núcleo uno de rechazo. No acepta muchas de las tecnologías modernas en principio. Al igual que los amish en Pensilvania, que congelaron su tecnología con el caballo y el carro en el año 1850, el movimiento orgánico esencialmente congela su tecnología en algún lugar alrededor de 1950, y sin ninguna buena razón.

Sin embargo, ni siquiera se aplica esta idea consistentemente. Estaba leyendo en una revista reciente de la Soil Association que está bien destruir las malezas con lanzallamas o freírlas con corrientes eléctricas, pero herbicidas benignos como el glifosato siguen siendo un no-no, ya que son "productos químicos artificiales".

En realidad no hay ninguna razón en absoluto por la que evitar los productos químicos debería ser mejor para el medio ambiente - todo lo contrario, de hecho. La reciente investigación de Jesse Ausubel y sus colegas de la Universidad Rockefeller miró cuánta tierra de labranza adicional tendrían que cultivar los agricultores indios hoy en día con las tecnologías de 1961 para obtener el rendimiento total de hoy. La respuesta es de 65 millones de hectáreas, un área del tamaño de Francia.

En China, los productores de maíz se ahorraron 120 millones de hectáreas, un área dos veces el tamaño de Francia, gracias a las tecnologías modernas para conseguir un mayor rendimiento. En una escala global, entre 1961 y el 2010, la superficie cultivada creció sólo un 12%, mientras que las kilocalorías por persona aumentaron desde 2200 hasta 2800. Así que incluso con tres mil millones de personas más, todo el mundo todavía tendría más que comer gracias a un aumento de la producción del 300% en el mismo período.

Entonces, ¿cuánta tierra en todo el mundo se ahorró en el proceso gracias a estas espectaculares mejoras en los rendimientos, en las que los insumos químicos jugaron un papel crucial? La respuesta es de 3 mil millones de hectáreas, o el equivalente a dos Américas del Sur. No habría quedado ninguna selva amazónica hoy sin esta mejora en los rendimientos. Tampoco habría ningún tigre en la India u orangutanes en Indonesia. Es por eso que no sé por qué muchos de los que se oponen al uso de la tecnología en la agricultura se autodenominan ambientalistas.

Entonces, ¿de dónde viene esta oposición? Parece existir una creencia generalizada de que la tecnología moderna equivale a más riesgo. En realidad hay muchas maneras naturales y orgánicas para hacer frente a la enfermedad y la muerte prematura, como demostró la debacle con los productos orgánicos de Alemania en el 2011. Esta fue una catástrofe de salud pública, con el mismo número de muertes y lesiones causadas por Chernóbil, porque la E.-coli, probablemente procedente de estiércol animal, infectó granos orgánicos importados de Egipto.

En total, 53 personas murieron y 3.500 sufrieron insuficiencia renal grave. ¿Y por qué estaban eligiendo orgánico estos consumidores? Porque pensaron que era más seguro y más sano, y estaban más asustados de los riesgos enteramente triviales de los pesticidas y fertilizantes químicos altamente regulados.

Si nos fijamos en la situación sin prejuicios, gran parte del debate, tanto en términos de antibiotecnología y orgánicos, se basa simplemente en la falacia naturalista - la creencia de que lo natural es bueno, y lo artificial es malo. Esto es una falacia porque hay un montón de venenos y maneras de morir totalmente naturales, como se lo dirían familiares de los que murieron de envenenamiento por E.-coli.

En cuanto a los orgánicos, la falacia naturalista es elevada a principio rector esencial para todo un movimiento. Esto es irracional y le debemos a la Tierra y a nuestros hijos el corregirlo.

Esto no quiere decir que la agricultura ecológica no tenga nada que ofrecer - hay muchas buenas técnicas que se han desarrollado, como los cultivos intercalados y la plantación de compañero, que pueden ser ambientalmente muy eficaces, incluso, tienden a ser altamente intensivos en trabajo. Los principios de la agroecología como el reciclaje de nutrientes y la promoción de la diversidad en la finca también se deben tomar más en serio en todas partes.

Pero lo orgánico se interpone en el camino del progreso cuando se niega a permitir la innovación. Usando de nuevo los transgénicos como el ejemplo más obvio, muchos cultivos transgénicos de tercera generación nos permiten no utilizar productos químicos que dañan el medio ambiente debido a que el genoma de los cultivos en cuestión ha sido alterado para que la planta pueda protegerse de las plagas. ¿Por qué es que eso no es orgánico?

Lo orgánico se interpone también en el camino cuando se utiliza para quitarle la elección a los demás. Uno de los argumentos más comunes en contra de los transgénicos es que los agricultores orgánicos serán "contaminados" con polen transgénico, y por lo tanto no se debe permitir que nadie los use. De modo que los derechos de una minoría adinerada, que se reducen en última instancia, a la preferencia de los consumidores basada en la estética, acaba con los derechos de todos los demás a utilizar cultivos mejorados que podrían beneficiar al medio ambiente.

Estoy a favor de un mundo de diversidad, pero eso significa que un sistema agrícola no puede pretender tener el monopolio de la virtud y apuntarle a excluir todas las demás opciones. ¿Por qué no podemos tener una coexistencia pacífica? Este es particularmente el caso cuando nos encadena a tecnologías viejas que tienen mayores riesgos inherentes que las nuevas.

Parece como si todo el mundo tuviera que rendirle homenaje a lo "orgánico" y cuestionar esta ortodoxia fuera impensable. Bueno, yo estoy hoy aquí para cuestionarla.

El riesgo más grande de todos es que no tomemos ventaja de los todos los tipos de oportunidades para la innovación por lo que es en realidad poco más que un prejuicio ciego. Les voy a dar dos ejemplos, ambos implican lamentablemente a Greenpeace.

El año pasado Greenpeace destruyó una cosecha de trigo transgénico en Australia, por todas las razones tradicionales, con las que estoy muy familiarizado habiéndolo hecho yo mismo. Esta era una investigación financiada con fondos públicos realizada por el Instituto de Investigación Científica de la Commonwealth, pero no importó. Ellos estaban en contra porque era transgénica y antinatural.

Lo que pocos han escuchado desde entonces, es que uno de los otros ensayos siendo llevado a cabo, que los activistas de Greenpeace con sus strimmers por suerte no lograron destruir, accidentalmente encontró un aumento en el rendimiento de trigo de un extraordinario 30%. Sólo piensen. Este conocimiento podría no haber sido producido nunca en absoluto, si Greenpeace hubiera tenido éxito en la destrucción de esta innovación. Como recientemente sugirió Peter Kendall, presidente de la NFU, esto es análogo a la quema de libros en una biblioteca antes de que nadie haya podido leerlos.

El segundo ejemplo proviene de China, donde Greenpeace logró desencadenar un pánico nacional en los medios de comunicación afirmando que dos docenas de niños habían sido utilizados como conejillos de indias humanos en un ensayo de arroz dorado transgénico. Ellos no consideraron el hecho de que este arroz es más sano, y podría ahorrarle a miles de niños la ceguera relacionada con la deficiencia de vitamina A y la muerte cada año.

Lo que sucedió fue que los tres científicos chinos mencionados en el comunicado de prensa de Greenpeace fueron perseguidos públicamente y desde entonces han perdido sus puestos de trabajo, y en un país autocrático como China ellos corren riesgo personal grave. A nivel internacional debido a un exceso de regulación, el arroz dorado ya ha estado en el estante durante más de una década, y gracias a las actividades de grupos como Greenpeace podría nunca estar disponible para las personas pobres deficientes en vitamina.

Esto, en mi opinión, es inmoral e inhumano; privar a los necesitados de algo que podría ayudarles a ellos y a sus hijos debido a las preferencias estéticas de gente rica de muy lejos que no están en peligro por la escasez de vitamina A. Greenpeace es una multinacional de $ 100 millones de dólares al año, y como tal, tiene responsabilidades morales al igual que cualquier otra gran empresa.

El hecho de que el arroz dorado fue desarrollado en el sector público para el beneficio público no le importa a los antis. Tomen Rothamsted Research, cuyo director Maurice Moloney está hablando mañana. El año pasado, Rothamsted inició un ensayo de un trigo transgénico resistente a los áfidos que no necesitaría pesticidas para combatir esta seria plaga.

Debido a que es transgénico, los antis estaban decididos a destruirlo. Ellos fallaron debido a la valentía del profesor John Pickett y su equipo, que recurrieron a YouTube y los medios de comunicación para contar la importante historia de por qué su investigación era importante y por qué no debía ser destrozada. Ellos reunieron miles de firmas en una petición cuando los antis sólo pudieron gestionar un par de cientos, y el intento de destrucción fue un fiasco.

Sin embargo, un intruso logró escalar la valla, resultando ser el perfecto manifestante estereotípico antitransgénico - un viejo aristócrata etoniano cuyo colorido pasado hace que nuestro Marques Blandford local de Oxford se vea como un modelo de ciudadanía responsable.

Este activista de alta cuna esparció semillas orgánicas de trigo en todo el sitio, en lo que fue probablemente una declaración simbólica de naturalidad. El equipo del profesor Pickett me dice que tuvieron una solución de muy baja tecnología para deshacerse de ellas - dieron vueltas con una aspiradora portátil inalámbrica para limpiarlas.

Este año, además de repetir el ensayo de trigo, Rothamsted está trabajando en una semilla oleaginosa omega 3 que podría reemplazar a los peces silvestres en los alimentos para el salmón de piscifactoría. Así que esto podría ayudar a reducir la sobrepesca, al permitir que se utilicen materias primas terrestres en la acuicultura. Sí, es transgénico, así que esperen que los antis se opongan a éste también, a pesar de los evidentes beneficios ambientales potenciales en términos de biodiversidad marina.

No sé ustedes, pero yo he tenido suficiente. Así que mi conclusión aquí hoy es muy clara: el debate sobre los transgénicos ha terminado. Está finalizado. Ya no necesitamos discutir si son seguros o no - más de una década y media con tres millones de millones de comidas transgénicas consumidas nunca ha habido un solo caso confirmado de daño. Tienen más probabilidades de ser golpeados por un asteroide que ser lastimados por los alimentos transgénicos. Más concretamente, personas han muerto por la elección orgánica, pero nadie se ha muerto por comer transgénicos.

Tal como yo lo hice hace 10 años, Greenpeace y la Soil Association afirman ser guiados por el consenso científico, como con el cambio climático. Sin embargo, en cuanto a transgénicos hay un consenso científico sólido, respaldado por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la Royal Society, los institutos nacionales de salud y las academias de ciencia de todo el mundo. Sin embargo, esta verdad incómoda es ignorada porque entra en conflicto con su ideología.

Un último ejemplo es la triste historia de la papa transgénica resistente al tizón tardío. Esta fue desarrollada tanto por el Laboratorio Sainsbury como por Teagasc, un instituto financiado con fondos públicos en Irlanda - pero el Partido Verde irlandés, cuyo líder a menudo asiste a esta conferencia, se opuso de tal manera que incluso llevaron propiciaron un proceso judicial en su contra.

Esto a pesar del hecho de que la papa resistente al tizón tardío ahorraría a los agricultores hacer 15 vaporizaciones de fungicidas por temporada, ese asunto de la transferencia del polen no es un problema porque las papas se propagan clonalmente y el gen ofensivo vino de un pariente silvestre de la papa.

Habría habido una agradable resonancia histórica tener una papa resistente al tizón tardío desarrollada en Irlanda, dado el millón o más personas, que murieron a causa de la hambruna de la papa a mediados del siglo 19. Habría sido una cosa maravillosa para Irlanda ser el país que derrotó al tizón. Sin embargo, gracias al Partido Verde irlandés, esto no va a pasar.

Y desafortunadamente los antis tienen ahora burócratas de su lado. Gales y Escocia son oficialmente libres de transgénicos, tomando una superstición medieval como un imperativo estratégico para los gobiernos descentralizados supuestamente guiados por la ciencia.

Por desgracia, es muy similar en gran parte de África y Asia. India ha rechazado la berenjena Bt, a pesar de que podría reducir las aplicaciones de insecticidas en el campo, y los residuos en la fruta. El gobierno de la India es cada vez más cautivado por retrógrados ideólogos como Vandana Shiva, que idealizan la agricultura preindustrial de aldea a pesar del hecho histórico de que fue una época de hambrunas repetidas e inseguridad estructural.

En África, 'no transgénicos' sigue siendo el lema de muchos gobiernos. Kenia, por ejemplo, ha prohibido los alimentos transgénicos debido a los supuestos "riesgos para la salud" a pesar del hecho de que podrían ayudar a reducir la desnutrición que todavía es rampante en el país - y la malnutrición es por cierto un riesgo demostrado para la salud, sin evidencia adicional necesaria . En Kenia, si desarrollas un cultivo modificado genéticamente que ofrece una mejor nutrición o un mayor rendimiento para ayudar a los agricultores más pobres, entonces irás a la cárcel por 10 años.

Así, la innovación desesperadamente necesitada agrícola está siendo estrangulada por una avalancha de regulaciones asfixiantes que no se basan en una evaluación racional científica del riesgo. El riesgo hoy no es que alguien se verá perjudicado por los alimentos modificados genéticamente, sino que millones se verán perjudicados por no tener suficiente comida, porque una minoría de personas en los países ricos quieren que sus comidas sean lo que ellos consideran natural.

Espero que ahora las cosas estén cambiando. La maravillosa Fundación Bill y Melinda Gates recientemente donó $ 10 millones para el Centro John Innes para comenzar los esfuerzos para integrar las capacidades de fijación de nitrógeno en los cultivos alimentarios más importantes, empezando con el maíz. Sí, Greenpeace, este será transgénico. Supérenlo. Si vamos a reducir el problema a escala global de la contaminación por nitrógeno, entences tener grandes plantas de cultivos que fijan su propio nitrógeno es una meta digna.

Sé que es políticamente incorrecto decir esto, pero necesitamos una gran dosis internacional tanto de desenmascarar mitos como de desregulación. Los científicos de plantas que conozco sostienen sus cabezas en sus manos cuando hablo de esto con ellos porque los gobiernos y muchas personas han salido con su sensación de riesgo totalmente equivocada, y están excluyendo una tecnología vital necesaria.

Norman Borlaug ha muerto, pero creo que honramos su memoria y su visión cuando nos negamos a ceder a las ortodoxias políticamente correctas cuando sabemos que son incorrectas. Hay mucho en juego. Si seguimos mal en esto, las perspectivas de vida de miles de millones de personas se verán perjudicadas.

Así que los reto a todos ustedes hoy a cuestionar sus creencias en esta área y a ver si aguantan un examen racional. Siempre pidan pruebas, como aconseja el grupo activista Sense About Science y asegúrese de ir más allá de los informes auto-referenciales de las ONGs que hacen campaña.

Pero lo más importante de todo, los agricultores deben tener libertad para elegir qué tipo de tecnologías quieren adoptar. Si ustedes creen que las viejas costumbres son las mejores, eso está bien. Tienen ese derecho.

El derecho que no tienen es el de interponerse en el camino de otros que esperan y luchan por formas de hacer las cosas de manera diferente, y espero que mejor. Agricultores que entienden las presiones de una población creciente y un mundo que se calienta. Quienes entienden que los rendimientos por hectárea son la métrica ambiental más importante. Y quienes entienden que la tecnología nunca deja de desarrollarse, y que incluso la nevera y la humilde papa fueron, alguna vez, nuevas y aterradoras.

Así que mi mensaje al lobby antitransgénicos, de las filas de la aristocracia británica y de chefs famosos a los estadounidenses amantes de la cocina, a los grupos campesinos de la India es el siguiente. Tienen derecho a su opinión. Pero usted deben saber a estas alturas que no es apoyada por la ciencia. Estamos llegando a un punto de crisis, y por el bien de las personas y el planeta, ahora es el momento para que ustedes puedan quitarse de en medio y dejar que el resto de nosotros siga adelante alimentando al mundo sosteniblemente.

Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada